Mi carrera profesional

Os contaré toda mi carrera profesional para explicarte cómo he llegado a donde me encuentro actualmente y por qué. Todo lo que vas a leer a continuación es totalmente cierto y me hago responsable de todo lo que voy a contar

Etapa incial

Del 2002 - 2006

Siempre se me dieron bien los estudios aunque no me motivaban especialmente. Tenía facilidad para aprobar sin apenas estudiar y para mí el reto era aprobar las asignaturas con el mínimo esfuerzo. Así llegué a la Universidad de Almería haciendo la Diplomatura en Empresariales y conseguí aprobar alguna que otra asignatura con una tarde de estudio. Nunca desarrollé un hábito de estudio intenso pero por otra parte tampoco lo necesité. 
Estudié la Diplomatura porque entendía que era más importante empezar a trabajar lo antes posible y así lo hice una vez terminé tercero de Diplomatura, aunque con 6 asignaturas pendientes para el título. Fue difícil empezar a trabajar sin una preparación más práctica unido a una organización empresarial poco estructurada y clara de la empresa. A lo largo de los 6 meses que estuve trabajando aporté ideas para mejorar la contabilidad interna como en la parte de negocio analizando las decisiones que se tomaban. Aprendí que tendría que conocer a fondo las bases de datos y me compré un libro de ACCESS para poder aplicarlo la próxima vez que lo necesitara. Pero no lo volví a necesitar. 

Después de mucho tiempo buscando pude empezar a trabajar en “la Caixa” como trabajador temporal cubriendo sustituciones. Fue una etapa nueva en la que no necesitaba ACCESS, sólo tenía que aprenderme el programa de, en aquellos momentos, la Caja de Ahorros. Empecé en Mojacar donde aprendí muchísimo y disfruté más, con buenos compañeros y momentos únicos. 

Trabajar como temporal se hacía difícil ya que en esos momentos quería trabajar en “la Caja”, incluso el entonces Director de la oficina, Juanjo, intentó que entrara en plantilla para quedarme allí, pero no funcionaban así las cosas, y el principal escoyo era que no tenía la Licenciatura. 

Comencé a estudiar la Licenciatura, me fui de Erasmus a Holanda el último año y en 2 años conseguí el título además de especializarme en Marketing por la Universidad de Almería y también en Comercio Exterior a través de un curso FPO. Ya no quería trabajar en “la Caja”, quería trabajar realizando actividades de marketing para las empresas, pero sólo encontraba trabajo para atender por teléfono en inglés. Entendí que la mejor opción era el sector financiero, ya que acumulaba también 1 año de experiencia en banca. Realicé las pruebas de “la Caixa” y de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), pasé las dos, pero en la CAM me contrataron una semana después de hacer las pruebas para trabajar en El Ejido, así que empecé con ellos. A los 3 meses me llamó “la Caixa”, que entonces ofrecía un contrato fijo y como la CAM no me lo ofrecía cambié de empresa y entonces comienza mi periplo en “la Caixa”.

Empleado en "la Caixa"

Del 2006 al 2010

Comencé en noviembre del 2006 en la oficina también de El Ejido en “la Caixa”, y desde el primer momento comenzaron las curas de humildad. Creía que lo sabía todo de “la Caixa” por trabajar un año de temporal, cierto es que conocía operativas que el resto no sabía, pero entendí muy pronto que cuando te confías te equivocas más fácilmente y empiezan los problemas. Encontré unos compañeros maravillosos, el trabajo era muy intenso, trabajando muchísimas horas, en ocasiones hasta las 22h, pero por otra parte era gratificante y existía un ambiente entre compañeros excelente, de total camaradería y compañerismo. En esta etapa aprendí muchísimo, ya que me gustaba ayudar a mis compañeros y hacer el trabajo perfecto, a partir de aquí entendí que lo que más me gustaba era aprender y tener la capacidad de hacer el trabajo con total seguridad y conocimiento.


Al año de estar trabajando en El Ejido me surgió la posibilidad de empezar a trabajar en el nuevo proyecto de CAIXAEMPRESA en Almería, los nuevos Centros de Empresas de “la Caixa”. Aproveché la oportunidad y me incorporé al Centro de Empresas de Almería. Si el trabajo era intenso en El Ejido en la nueva oficina era aún más. Empezamos desde 0 y al principio no teníamos ni oficina y trabajábamos en un sótano. Desde el principio aporté ideas para mejorar el trabajo administrativo de la oficina. En el Centro de Empresas eran todos directores (4) menos mi compañero Rubén y yo, y tengo un montón de anécdotas. Al principio les sorprendía mi iniciativa y la capacidad que resolutiva que mostraba. No era fácil traspasar a los clientes más importantes de las oficinas y darles el mismo servicio o mejor del que recibían en las oficinas, pero he de decir que lo conseguimos ya que registramos ratios de calidad estratosféricos. 

En el Centro de Empresas el grado de exigencia subió ya que las empresas necesitan un asesoramiento con todo detalle de cada producto, tiempos de proceso, de valoración y conocer exactamente cómo funciona cada producto o servicio. Al principio fue duro, las curas de humildad se sucedían, pero en 6-9 meses conseguí estabilizarme, los errores eran mínimos y sin contratiempos importantes. Adquirí un bagaje muy importante que me ayudaba a tener plena seguridad en mi trabajo y en lo que hacía. 

Decidimos dividir el trabajo entre mi compañero y yo en función de su naturaleza en lugar de por cartera de clientes y empecé a gestionar todos los clientes de toda Almería, y el compañero se encargaba de montar los expedientes de riesgos para el estudio de operaciones. Como la gestión diaria ya no me suponía un esfuerzo importante empecé a aprender todo lo que pude en lo concerniente a productos de comercio exterior, herramientas de cobro y pago, seguros de cambio, divisas… Además de encargarme de toda la gestión de clientes también comercializaba productos en divisas y casi todos los días realizaba ventas que suponían importantes ingresos para la oficina. 
Después de un mes de intensísimo trabajo con la gestión administrativa absoluta de todos los clientes, menos la parte de riesgos, comencé a experimentar el síndrome de ausencia de estrés. Me sentía en pleno control de la oficina, a cada situación que se presentaba daba una solución casi inmediata a cada incidencia o necesidad de un cliente. Casi todo el trabajo lo realizábamos por email, las llamadas ya eran muy escasas, recuerdo que me llamaban varios clientes simplemente para darme los buenos días, casi que eran las llamadas más frecuentes. Tenía plena consciencia de que hacía perfectamente todo el trabajo y era capaz de dar una solución a cualquier cosa que se planteara. Perfeccioné todo el sistema trabajo administrativo de la oficina y me consta que es el que aún se sigue realizando 7 años después de mi salida. 

En febrero del 2010 ya no tenía motivaciones por el trabajo que realizaba así que quería seguir prosperando en mi carrera profesional y en los Centros de Empresas era muy complicado ya que apenas salían puestos, y cuando salían se los daban a directores. Por lo que le comuniqué al Director del Centro, que quería salir a la red para progresar en mi carrera profesional, que ya no me motivaba el trabajo que realizaba y no me quedaban más áreas del banco para aprender y mejorar, ya aprendí muchísimo de los especialistas de Comercio Exterior de mi queridísima compañera la especialista COMEX y también del área de financiación especializada. 

Conseguí importantes hitos dentro del Centro de Empresas:
  • Diseñar todo el trabajo administrativo de todo el Centro, dar servicio operativo a todos los clientes del Centro yo sólo (excluimos el análisis de riesgos en la renovación y contratación de nuevas operaciones financieras).
  • Gestión integral operativa de todos los clientes del Centro excluido la contratación y/o renovación de nuevos productos financieros, con toda su casuística diaria de cobros-pagos y gestión de incidencias.
  • Control de los niveles de riesgo del Banco derivada de toda la operativa e incidencias que surgían en el día a día de los clientes con total conocimiento de las atribuciones de riesgo a cada nivel jerárquico. 
  • Derivar gran parte de la operativa financiera de los clientes a autoservicio y cambiar las llamadas telefónicas por el email, todo ello repercutía en una calidad de servicio estratosférica. Si el objetivo en calidad de servicio era 104, que ya era extraordinario, obteníamos ratios de 118. Estos datos se desprendían de encuestas de calidad realizadas a los clientes.
  • Apoyo a la comercialización de productos de comercio exterior, principalmente operaciones en divisa, seguros de cambio y opciones en divisas.
  • Gestión y operatividad de los productos de comercio exterior: créditos documentarios, remesas documentarias, transferencias internacionales en divisas en ficheros…
  • Preparación de operaciones de prácticamente todos los productos del Banco: cuentas de crédito, líneas de financiación, descuento comercial, préstamos, avales…
  • Gestión y operatividad de casi todos los productos: descuento, financiación de facturas, financiación de importación y exportación, gestión del riesgo vinculado de los productos a cada línea de financiación.
Solamente mencionar que el Centro de Empresas de Almería fue elegido por el Banco como mejor centro de España en 2010 y 2011, lo cual me alegró enormemente. 

Subdirector en "la Caixa"

Del 2010 al 2013

A los 8 meses conseguí la plaza de Subdirector en la oficina de Macael, me ilusionaba el nuevo proyecto y por fin iba a tener un puesto que me permitiría seguir creciendo, y así lo hice. Me sentía genial porque conseguí algo difícil dentro de “la Caixa”, ser subdirector de nivel V (anteriormente era nivel XI) en menos de 4 años y a la primera, sin ningún puesto intermedio, y pasé a cobrar casi el doble de sueldo. 


En diciembre del 2010 me incorporé a mi nueva oficina y comencé a realizar los informes de riesgos y la verdad es que se me daban bastante bien, hasta el punto de tener conversaciones en profundidad con los analistas de riesgos. Los análisis contables y financieros son algo que siempre se me dieron bien, y conseguí un bagaje importante en la realización de informes financieros. Recuerdo una llamada del analista en uno de mis informes preguntándome que de dónde había sacado la información de una línea de riesgos, y claro, la había sacado con copia y pega ya que el sistema no la daba de forma automática y tenías que buscarte la vida para demostrar el buen comportamiento de la línea. 

La verdad es que venía de una oficina dónde tenía pleno control y aunque trabajaba mucho ni lo notaba. En Macael la intensidad de trabajo era mucho mayor, había que hacer casi todos los días importantes esfuerzos para dar soluciones a los clientes y prácticamente todos los días era lo mismo. La gestión diaria era muy intensa y me sorprendió el grado de conocimiento de los clientes de la operativa del Banco, y las conversaciones con los clientes eran más intensas. 

Como subdirector tuve que empezar a trabajar con el CRM del banco. Al estar acostumbrado a diseñar mi sistema de trabajo me causó un impacto importante ya que me no le veía ni funcionalidad ni operatividad al sistema, por una parte por la pérdida ingente de tiempo que suponía y por otra porque tampoco obteníamos un rendimiento comercial, por lo que trabajar con el CRM me agotaba. Tal fue el caso, que en un mes ya había ideado un sistema totalmente nuevo que ahorraría muchísimo trabajo y sí obtendríamos un rendimiento comercial y operacional. Pero después de intentar llevarlo a cabo mi jefe ya me indicó que era imposible que el Banco adoptara otro sistema. 
Seguí creciendo en mi nuevo puesto, no llegué al síndrome de ausencia de estrés, pero conseguí importantes hitos dentro del Banco. 
  • Logré cerrar operaciones de millones de euros además de importantes operaciones de comercio exterior hechas a medida
  • Colaborar con servicios centrales de comercio exterior en la resolución de incidencias
  • Conseguir la producción de seguros de un año en 6 meses en 2012
  • Mejorar los ratios de calidad de la oficina hasta superar los requeridos por el banco
  • Mejoré todos los informes financieros de todos los clientes de la oficina, hasta de clientes de banca corporativa
  • Crear un ambiente de trabajo distendido donde todos los compañeros dieran lo mejor de sí y trabajar en la cohesión del grupo de trabajo
  • Gestión y comercialización de una gran cantidad de productos de comercio exterior: créditos documentarios, divisa, seguros de cambio, opciones en divisas, financiaciones de importación y de exportación, créditos documentarios con cláusula CASH ADVANCE… En la oficina se obtenían el 99% de los ingresos de comercio exterior de todo el área de negocio (levante almeriense)
  • Importantes bonus por productividad comercial durante dos años seguidos
Después de ser acreedor de todo lo dicho quería seguir creciendo en mi carrera profesional, pero para saltar al siguiente escalón tuve que ir a Barcelona ya que en Almería no era posible seguir creciendo debido a que era una provincia excedentaria de personal según la Entidad y lo que se pretendía es que los trabajadores fueran a otras provincias deficitarias. Así que me acogí al ERE que se realizó en 2013 y me fui a Barcelona a tratar de seguir avanzando en mi carrera profesional. Recuerdo aún la llamada del Director de Recursos Humanos de Andalucía para desearme lo mejor, que lamentaba que me fuera de Andalucía y que trataría de que mantuviera el cargo, ya que debía de renunciar a él para poder ir a Barcelona.

En Barcelona de empleado raso

Del 2013 al 2016

Me fui a Barcelona en julio del 2013 con la máxima ilusión, creía que sería un mundo de posibilidades con más de 500 oficinas y la posibilidad de trabajar en servicios centrales. Con todo lo que había conseguido aprender y mi capacidad de trabajo estaba convencido de poder prosperar rápidamente contando con las recomendaciones de mi anterior Director de Recursos Humanos y también del Director General de Andalucía. 


La realidad fue bien distinta, empecé en una oficina de particulares en el centro de Barcelona, el ambiente de trabajo era muy diferente al de Almería donde existía mucho más compañerismo. Supongo que allí ya estaban cansados del compañerismo y también influenciado por la dirección, se movía todo hacia al individualismo. Las puñaladas traperas eran habituales entre compañeros, críticas destructivas, ambientes de trabajo muy tensos debido a la presión comercial llevada a cabo por la Dirección del Banco. En Almería también teníamos presión comercial, pero era positiva y siempre imperaba el sentido común. Allí se vivía un ambiente nocivo y muy negativo, siempre con la sensación del látigo. Todos los compañeros que conocí estaban en la misma situación y recibía el mismo trato, unos más sangrantes que otros pero todos en la misma línea. 

Viendo que era imposible prosperar intenté cambiar de puesto de trabajo para demostrar mis conocimientos en el área de empresas pero fui vetado. No entendía cómo había llegado a esa situación, realizaba un trabajo en el que no utilizaba ni el 5% de los conocimientos adquiridos y a todo el mundo le daba igual, lo único importante era los contratos de seguros, planes de pensiones y fondos de inversión que vendieras. Un lugar en el que el buen trabajador solamente es aquel que más contratos consigue, lo cual contradecía todo lo que pensaba y tantos buenos resultados me había dado en carrera profesional. El año anterior conseguí vender en seguros todo lo de un año en 6 meses, pero porque dábamos un servicio diferencial y conseguíamos dar una altísima calidad en trato al cliente y sobre todo asesoramiento financiero. Pues allí era la sensación del vendedor depredador, incluso te incitaban a cambiar el discurso para conseguir que el cliente te firmara un seguro, un fondo, un plan de pensiones o lo que sea, pero algo, el objetivo que me imponían era que el cliente firmara el contrato y para ello tenía que decir todo lo que fuera necesario, lo cual no hice por dignidad personal, me consideraba un profesional por encima de todo y no iba ni a mentir ni ocultar información a mis clientes de ninguna manera.

Era una filosofía que iba conmigo, jamás había tenido problemas de ventas antes y allí era un sin vivir con situaciones muy tensas. Como dije, me vetaron, intenté exponer mis capacidades y todo lo que había conseguido y les daba igual a todo el mundo. Por lo tanto, intenté sobrevivir como pude y por otra parte intenté demostrarle a la entidad que realmente tenía capacidad para mejorar al banco con proyectos concretos. Por ello en octubre del 2013 propuse al Banco mi primer proyecto para mejorar el CRM en el que le detallaba por qué nunca funcionará dicho CRM y cómo había que hacer la herramienta para conseguir la máxima productividad. Tardaron en contestar, pero en diciembre de 2013 me manifestaron lo magnífica que era mi idea y que me llamarían para que participara en el proyecto y compartiera con ellos mi visión y el enfoque.

Desde que llegué a Barcelona fue la primera vez que me sentí aliviado, creía que por fin podría tener la oportunidad de mostrar lo que sabía y darle una aplicación práctica a mis ideas que beneficiaría a todos. En ese momento valoré muchísimo mis conversaciones con Manel Carreras, un extraordinario experto en comercio exterior con un extensísimo currículum de categoría mundial, el cual valoraba extraordinariamente mi proyecto y entendía los enormes beneficios que tendría para la Entidad y todos sus trabajadores. 

El ambiente en la oficina era nefasto, pero había conseguido hacer mi trabajo lo mejor que podía con la esperanza de poder tener una oportunidad con mis proyectos. No contento con esto, seguí aportando ideas al banco y planteé dos nuevos proyectos. Uno para mejorar la gestión del tratamiento de los efectos comerciales y su descuento, y por otra parte una marca para atender a clientes no residentes, ya que al empezar a tratar allí con clientes no residentes constaté que el sistema para el tratamiento de los clientes no residentes no era bueno y había que mejorarlo, pues les propuse la mejora para obtener más rendimiento de los clientes no residentes incluida la creación de una marca con una batería de servicios específicos para dichos clientes con todas sus motivaciones y explicaciones al detalle de su conveniencia. 

El caso es que fueron pasando los meses y no recibía la ansiada llamada. Por lo que empecé a preguntar hasta que a finales de julio del 2014 me reuní con la Directora de INNOVA (portal a través del cual se realizan las aportaciones de los empleados) y me dijo que “la Caixa” no iba a realizar mis proyectos y que no había compartido con terceros mis proyectos, cosa que 6 meses después constaté que era incierto.

Después de toda la situación vivida entendí que mi carrera profesional en “la Caixa” se había acabado, pero yo tenía plena confianza en mis ideas ya que estaba totalmente seguro de que aportaban importantes beneficios a la empresa y que eran adaptables para otras empresas de otros sectores. Así que decidí comenzar mi periplo innovador y llevar a cabo mis proyectos en otras empresas, cree mi primera página web en agosto del 2014 y fui realizando actividades fuera de horario laboral dentro del área de emprendeduría de la ciudad. Por esas fechas el jefe de zona me quiere imponer un compromiso de ventas que tenía que firmarle, lo cual después de consultarlo a compañeros y sindicatos me negué en firme debido a que podría ser utilizado para degradarme o incluso despedirme, ya era más que evidente que habían acabado con mi carrera y querían acabar conmigo. En ese momento ya tenía habían provocado problemas de ansiedad. Poco después me degradan en el puesto de trabajo, aunque no de sueldo, y me ponen de cajero en otra oficina, lo cual lo recibí con resignación ya que asumía que era ya la prueba más que evidente de que habían acabado con mi carrera profesional en el Banco, pero sacaba fuerzas de la ilusión que tenía en mis proyectos. 

En noviembre de 2014 comencé el proyecto de una nueva web de GINTESYS, que era el nombre que me había inventado para mi proyecto y en marzo del 2015 constituí la empresa para poder empezar la actividad lo antes posible. 

Pero la verdad es que no me esperaba los golpes que me vendrían más adelante y es que en enero del 2015 “la Caixa” sacó de forma parcial una parte de mi propuesta de creación de un nuevo CRM, lo cual lo tomé con resignación, pero el 20 de marzo del 2015 “la Caixa” lanza al mercado su marca “HOLABANK” dirigida al cliente no residente que era prácticamente un copia y pega de mi propuesta. Creo que podréis entender lo que pude sentir por mi cuerpo, mientras acababan con mi carrera profesional “ellos” utilizan mis ideas para ser más competitivos.
Luché todo lo que pude o me dejaron, los sindicatos y el comité de empresas me decían que no podían hacer nada, especialmente denigrante la contestación que recibí de la Delegada del comité de empresa indicando que dicho comité no tiene atribuciones en mí asunto según el Estatuto de los Trabajadores y no contestó a mi correo indicándole cuales son los artículos del Estatuto de los Trabajadores por los cuales el comité “sí” que tiene competencias. Por lo que los sindicatos y el comité de empresa adquieren el mismo comportamiento del Banco, no contestar a ninguno de mis correos, ¿sería casualidad? 

No contento con esta respuesta conseguí hablar con el Sr. Consejero Delegado Juan Antonio Alcaráz el 5/05/2015 ya que consideraba que se había quebrantado el código ético de la entidad y en dicha reunión de 45 minutos en su despacho salí de allí con una esperanza al decirme el propio Sr. Alcaráz que buscaría una solución lo antes posible a mi situación. 

A partir de aquí pareció que “la Caixa” se había desvanecido. Por su puesto el Sr. Alcaráz no me contestó, pero yo sí. Le reescribí a él, al Presidente al Director General y a un total de 20 personas entre sindicatos y altos mandos del banco y denuncié los hechos ante el Comité de Código Ético de la Entidad. La verdad que entendía que me podían despedir en cualquier momento, ya lo deduje tras la entrevista con el Sr. Alcaráz, pero lo cierto fue que no, se limitaban a no hacer absolutamente nada, no contestar a los correos, hacer caso omiso a todas mis solicitudes que planteaba en Recursos Humanos. Hablaba con jefes de departamento jurídico y me decían que no podían hacer nada, así que nadie tenía atribuciones para cualquier cosa que planteaba, como por ejemplo un certificado de no incompatibilidad ya que había estado realizando acciones para comenzar una actividad por cuenta propia. Pues nada, parecía ser inexistente en el Banco, a veces me sorprendía que pudiera encender el ordenador con mi clave, ya que me esperaba que cualquier día me la bloquearan. Pero no, simplemente me metieron en la nevera. Afortunadamente hacía perfectamente mi trabajo de cajero, ya que era consciente de cualquier mínimo error era motivo de despido procedente. 

El Comité de Código Ético activo el protocolo anti-acoso del Banco, pero no sirvió de nada. Normalmente tardan en contestar 2-3 semanas, pues en mi caso fueron 3 meses ¿casualidad? Si le es ya llevamos muchas, una casualidad tras otra. Cuando terminan la investigación dicen que no hay acoso y que no hay vulneración del código ético de la entidad. 

Después de todo lo sufrido y luchado fue el mayor de los golpes de toda mi vida. Tuve muchas crisis de ansiedad, cuadro de tensión alta, el azúcar también alta y tuve que darme de baja porque mi situación fue crítica. Estuve de baja muchos meses pero seguí con el empeño de defender mis intereses, y aún sigo.

Desarrollando mis proyectos

Del 2016 al 2017

En julio del 2016 causé baja en CAIXABANK, yéndome con una mano detrás y otra delante porque no me dieron ni la posibilidad de absolutamente nada, pero entendía que era lo mejor para mí, para recuperar mi vida y recuperarme como persona. Así que empecé a centrarme en mis proyectos y recuperar mi afán de superación y aprendizaje continuo. 


CAIXABANK ha intentado arruinarme la vida, pero lo que desconocían es lo que significa ser de El Ejido, gente luchadora y sacrificada, buenos gente con mucha valentía para salir adelante ante cualquier dificultad y enfrentarse a cualquier persona o multinacional para defender sus derechos. He llegado a pasarlo realmente mal, pero ahora estoy preparado para seguir mi camino y que todo el mundo sepa la verdad sobre mí, de mis proyectos y la forma en la que actúa CAIXABANK con sus empleados y por ende, cómo considera a sus clientes. Si con ello aporto algo para que no se salgan con la suya siempre y puedan acabar con la vida profesional de cualquier impunemente, me dará una gran alegría, ya me siento satisfecho por el mero hecho de contar mi historia. Si lees esto tienes una situación parecida a la mía o conoces a alguien que le ha sucedido te agradeceré que contactes conmigo para ver formas en la que podamos ayudarnos.


Comencé a reestructurar mis ideas y centrar en cómo poder ofrecer soluciones a todo tipo de empresas y comencé a preparar una serie de proyectos encaminados a ofrecer una solución multisectorial para empresas y negocios de cualquier tamaño diferenciando dos áreas. Por una parte la gestión administrativa/organizativa y por otra parte en la comercial/estratégica.

Debido a la dificultad de que una empresa de un cierto tamaño apueste por un concepto nuevo empezamos ofreciendo nuestros sistemas a pequeñas empresas y negocios. Realizaré las labores de Asesoría como Economista colegiado y a medida que vayamos terminando nuestras plataformas iremos lanzando nuevos servicios tecnológicos a nuestros clientes.

En la parte comercial lanzamos nuestra solución de herramienta de comercio electrónico para todos con la creación de una plataforma B2C y otra B2B. Empezamos en El Ejido donde pretendemos que todos los comercios del municipio puedan vender por internet. Le ofrecemos una plataforma sin ningún coste y que puedan empezar a vender en el mismo día. 

Poco a poco iremos creciendo en la magnitud de nuestros proyectos tecnológicos y ofrecer una herramienta completamente funcional que dé una solución global a todo tipo de empresas independientemente de su sector o tamaño.

Tenemos en marcha una amplia batería de iniciativas para incrementar la competitividad de las empresas tanto de gestión como de negocio que lanzaremos al mercado en la medida que terminemos de construirlas. 

Me siento satisfecho de haber podido llegar hasta aquí y empezar una nueva carrera profesional con mis ideas propias aportando el máximo beneficio para mis clientes, como lo hacía en mi primera etapa como trabajador de CAIXABANK. Mi intención es superarme a mí mismo, ser mejor persona cada día y ayudar con lo que sé a todas las personas que me sea posible. 

Puedes ayudarme compartiendo ésta página

Sígueme

No te pierdas ninguna novedad de mis proyectos y sé el primero en saber qué es lo nuevo que hemos lanzado en GINTESYS y EVITY

También puedes suscribirte y podré informarte mejor

CALLE CARABELA 16, ALMERIMAR

950 60 77 37

¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?